Ahora que estamos a mediados del otoño y casi tocando a las puertas del invierno, donde los días son cortos, fríos y lluviosos, una de las mejores maneras de ocupar el tiempo es estar en compañía de una buena colección de libros náuticos que nos entretengan y nos permitan navegar con nuestra imaginación por los todos los mares del mundo.

Esta vez no tendremos que ponernos la ropa de agua para subir a cubierta, sino buscar una butaca confortable, ponernos las gafas (los que por edad las necesitemos) y disfrutar de muchas y variadas lecturas. Vamos a recomendaros unos cuantos libros, algunos quizás descatalogados, pero aún así no tan difíciles de encontrar en la era de la navegación por internet.

– Novelas históricas y relatos:

  • Las inquietudes de Shanti Andía/ Los pilotos de altura/ La estrella del capitán Chimista (Pío Baroja); son tres libros del gran escritor, en los cuales se suceden las aventuras tanto a bordo de los barcos como en tierra. Los personajes son típicos de las novelas de Pío Baroja y entretienen muchísimo.

  • El lobo de mar (Jack London). En esta novela, una persona es recogida en un barco ballenero donde un capitán cruel y despiadado le hará pasarlas canutas.

  • El cazador de barcos (Justin Scott). Un barco de vela es abordado por un gran petrolero y en el accidente pierde la vida la mujer del propietario. Adquirirá un nuevo barco para dar caza al gran monstruo de acero.

  • Un capitán de 15 años (Julio Verne). Una novela clásica de aventuras marítimas relatada por el gran Julio Verne.

  • Juventud/ Lord jim/ Tifón/ La línea de sombra/ El espejo del mar (Joseph Conrad). Cinco libros magníficos de este gran escritor y marino que fue Joseph Conrad. Algunos de sus relatos son historias reales vividas por él a bordo de los barcos en los que navegó.

  • Sotileza (Jose María de Pereda). Novela marinera ambientada en la bahía de Santander. Relata la dureza de la vida de los marineros cántabros en el siglo XIX.

  • Capitán de mar y guerra (Patrick O’Brian). El primero de una serie de 20 libros escritos por este autor británico, en los cuales se describe la vida a bordo y las batallas navales en la época de las guerras napoleónicas. Están protagonizados por el capitán Jack Aubrey y el cirujano Stephen Maturin.

  • Rebelión a bordo (Charles Nordhoff / James Norman Hall). Gran novela en la que se relatan los sucesos ocurridos a bordo de la Bounty, fragata de la marina inglesa que va en busca del árbol del pan. El capitán Bligh, persona dura y que encarna la disciplina naval más recia de aquella época, será relevado del mando después de un motín.

  • La carta esférica/ Cabo Trafalgar (Arturo Pérez-Reverte). Dos novelas diferentes pero muy interesantes. En la primera se relata de un modo trepidante, la búsqueda de un barco hundido en las costas próximas a Cartagena. En Cabo Trafalgar Reverte nos introduce en la batalla del mismo nombre, describiendo con gran exactitud los movimientos de los diferentes buques protagonistas de aquel acontecimiento histórico y haciéndonos vivir el combate “penol a penol” de una manera intensa.

– Viajes y aventuras:

  • Victoria en solitario/ De la vuelta al mundo a la Transat/ Memorias de alta mar  (Eric Tabarly). Tres libros diferentes, protagonizados por el gran navegante. En el primero relata minuciosamente la preparación y participación en la OSTAR (regata transatlántica en solitario) de 1964, en la cual obtuvo la victoria con su barco “Pen Duick II”. En el segundo libro, nos narra las diversas regatas en las que participó con tripulación en el “Pen Duick VI”, hasta llegar a la OSTAR de 1976, en la cual también obtuvo el primer puesto. En Memorias de alta mar Tabarly nos narra su vida, completamente dedicada al mar. Este es su libro póstumo, ya que antes de que se publicara, Tabarly se ahogó después de haber caído al mar en el Canal de la Mancha.

  • Cabo de Hornos a la vela/ El largo viaje (Bernard Moitessier). Este navegante francés fue un personaje peculiar para la época en la que navegó, ya que se podría decir que fue uno de los primeros vagabundos del mar. No le importaba el tiempo, su vida transcurría a un ritmo diferente de la de los demás.  En el primer libro nos relata su primera travesía del Cabo de Hornos, viniendo desde el Pacífico. En el segundo libro narra su participación en la primera regata vuelta al mundo en solitario, durante 10 meses sin tocar tierra. Después de ir en cabeza de la regata, y una vez doblado el Cabo de Hornos, decide abandonar la competición e irse a vivir a las islas del Pacífico, lejos del mundanal ruido.

  • La vuelta al mundo del Gipsy Moth (Sir Francis Chichester). En 1966, Francis Chichester larga amarras desde Inglaterra para dar la vuelta al mundo en solitario, efectuando una única parada en Sydney. Esta circunnavegación fue considerada una proeza para aquella época, teniendo en cuenta que durante la travesía cumplió 65 años.

  • La expedición de la Kon-Tiki/ La expedición Tigris (Thor Heyerdahl). El primer libro es sobre la expedición que en 1947 organizó el explorador Thor Heyerdahl, construyendo una balsa de troncos y navegando desde las costas del Perú hasta la Polinesia. Con ello quería demostrar que las islas podrían haber sido pobladas por indios provenientes de las costas sudamericanas del Pacífico. En La expedición Tigris, Heyerdahl nos traslada a los tiempos de la civilización mesopotámica ya que construye una balsa en Irak para navegar por el Golfo Pérsico y así demostrar que podría haber habido una relación entre Mesopotamia, el Valle del Indo y Egipto. La expedición concluye su viaje en Djibouti, 5 meses después de haber comenzado.

  • La campaña de la goleta Argus (Alan Villiers). Villiers fue un marino y escritor australiano que navegó en los últimos barcos de vela de carga a principios del siglo XX. Además, en este libro, nos narra su viaje en la goleta bacaladera portuguesa “Argus”, navegando desde Portugal hasta los grandes bancos de pesca del bacalao en Terranova y Groenlandia. La vida a bordo es dura y no hay concesión para el descanso durante los 6 meses que dura la campaña. Temporales, nieblas y frío, mucho frío para poder llenar las bodegas de la goleta con el apreciado pescado.

  • Las montañas del océano (Bertrand Dubois). Cuatro marinos de Saint Malo y cuatro alpinistas de Chamonix se unen para navegar juntos hasta las islas Georgia del Sur y así poder escalar las altas montañas que dominan dichas islas. Cada grupo intercambiará sus conocimientos marineros y montañeros, enriqueciendo el objetivo de esta expedición.

Artículos relacionados en este mismo blog: Joseph Conrad, marino y escritor / Los últimos barcos mercantes de vela (3)